Wednesday, May 23, 2007

Sin nombre parte 3

Algunas veces se grita como en los sueños con palabras mudas que no se oyen. Renata comenzó a ceder a la posibilidad de haber enloquecido. Ya había oído algunas teorías sobre que estábamos viviendo en un sueño, tal como si no fuéramos personas reales. Tenía unos días que le habían platicado sobre Animatrix y estas teorías de que las maquinas, alguien o algo externo controla nuestras emociones, entonces ¿por qué no le creaban un escenario hermoso donde pudiese ser feliz, por qué se le estaba muriendo el corazón que no tenía? No definitivamente esto sería una broma demasiado cruel. Finalmente desecho esas teorías y pensó en Dios. Sí, era lo único cierto que le quedaba tenía que aferrarse a Él. Todo esto lo pensaba frente a un pequeño espejo de agua al que iba desde hace mucho cada que necesitaba estar sola. Era un lugar perfecto ya que rara vez pasaba alguien por ahí.

Era una muerta que caminaba y se comunicaba. De vez en vez mostraba alguna sonrisa. Bien podría decirse que era feliz. Lo tenía todo: una familia unida, amigos, una buena escuela, una linda casa. Sin embargo no se podía estar más muerta ni aunque el cuerpo estuviese cien metros bajo tierra.

Era inevitable verlo a “él” caminando por los pasillos con esa cara de triunfo que le caracteriza. Casi como si le presumiera su dicha y se burlara de su situación. Que ironías, solo él era capaz de comprender lo que ella pasaba y sentía pero no podían hablarse. El había preferido enmudecer y ella estaba harta de ser la unica que hablaba. No pasaban ni 5 minutos juntos sin herirse. Era casi una conclusión lógica, cual fórmula matemática, ella ya había arrojado su corazón y no había más remedio que morir lentamente desangrada.

Con el paso del tiempo se acostumbro al dolor, bien dicen que a todo se acostumbra uno. Alguna vez algún amigo cansado de ver esos ojos tristes le había dicho que no se valoraba. Cabe mencionar que el comentario le perforo las venas. Renata era orgullosa por herencia, sin embargo desde que se había desprendido de su corazón este sentimiento se había dormido al no tener un motor de impulso. El comentario de su amigo le había despertado.

Al día siguiente su sonrisa era más viva, los colores brillaban de nuevo. Entonces estaba convencida que no sería capaz de volver a sentir, pero era movida por otra fuerza más poderosa, el amor propio. Retaba al mundo a cada paso. Quería gritarles que supieran que esta viva. Era fuerte, nada la podría tirar de nuevo. La simple idea de pensar que alguien la había sumido en esa fragilidad humana que ella negaba tener la ponía de malas.

Todo surgía tan bien que creyó haber aprendido a vivir sin corazón. Las demás funciones se habían acoplado bien. No imaginaba que nada pudiese alterar aquel estado perfecto en que se amoldaba al mundo.

Wednesday, March 14, 2007

Sin nombre parte 2

Renata estaba metafóricamente muerta. Sus amigos salieron despació, uno trás otro. En la entrada dejaron un papelito: Ren te queremos.
Te queremos. ¿Que significaba eso? No podía sentirse más sola. Había estado unos segundos antes con todos ellos y la soledad no podía invadirla más fuerte.
Desesperada se encerro en su cuarto y parada frente al espejo abrió su blusa para ver ese gran hueco junto a su pecho. Un espacio perfecto donde antes cabría un corazón. Ya no le dolia ese organo que parecia haberse ensanchado con el tiempo. Sin embargo, le dolia el hueco. Era incapaz de gesticular. La pregunta que no evadia ¿que duele más, un corazón que sangra o un espacio vacío?
Renata, espero sentada sobre su cama que la puerta de la entrada hiciera ese ruido que indica la presencia de alguién. Le gusta descifrar los ruidos. Era fácil saber quien era. Esperaba. Finalmente llego mamá. Cuando la encontró sentada en su cama y casi inmóvil no pareció dar importancia.
-Todo bien Ren
No se sintió capaz de guardar más el secreto y empezó a llorar mientras hacia intentos por explicar ese dolor a su madre, quien la miraba desde tan lejos. Finalmente le acarició el rostro y le dijoque durmiera, mañana sería mejor. La frustración invadió a Renata. Acaso no habría oido que su hija acababa de arrancarse el corazón, que era noticia nacional y que estaba sufriendo. Con el padre fue algo similar.
Al día siguiente hizó el intento con sus amigos. Ellos parecían haber olvidado lo sucedido. ¿Alguién la oía?
-Gracias por escucharme Ren.
Y a ella quien la escuchaba. Estaba sola. Más sola que la soledad que tiene tanto que le hagan compañía.

Monday, October 30, 2006

Sin nombre parte1

Las noticias anuncian que ayer, cerca de las playas de Ensenada, dos pescadores de camarón, encontraron entre sus redes lo que parece ser un corazón humano. Dos doctores de San Diego estudian el órgano. Se manejan teorias preliminares de que el corazón pudo haber sido desprendido en forma voluntaria por su dueño. Esto debido a que no se encuentran rastros de forcejeos. Se está haciendo un análisis exahustivo entre las personas fallecidas en estos últimos dias. Sin embargo, aún no en los casos más raros el corazón no coincide. Por las características propias delcorazón se ha descartado la posibilidad de que sudueño se encuentre lejos. Cuando mucho habría logrado avanzar 2 o 3 km en carro.
Renata parecía impábida. Su rostro tan expresivo había borrado todas sus líneas. De no saber lo contrario con seguridad, se podría haber pensado que estabamuerta. Como si fuera parte de una rutina mecánica que se implanta en algún sistema computarizado escucho la conversación de sus amigos.
-¿Quién podría sacarse voluntariamente el corazón?, ¿Qué razones podría tener?, ¿Cómo lo habrá hecho?, ¡Qué extraño!
-Ren, ¿Qué te pasa?, ¿Te afecto mucho la noticia? ¡Ah! Tu siempre tan buena. Sabes de hecho te ves extraña. Tucara es casi amarilla, y con temor a exagerar te dire que las lineas de tu cara parecen ahber desaparecido.
Renata siguió inmersa en ese silencio sepulcral. Escuchaba todo lo que decían sus amigos. Sin embargo, se había quedado pensando en una frase:"tu siempre tan buena". ¿Qué quería decir eso? Buena. ¿Qué es buena? Renata no oia con frecuencia esta palabra en casa. De todas formas, vivia con la ideología de que nadie es bueno ni malo. La frase dio varios vueltas en su cabeza, mientras las voces de sus amigos se perdían a lo lejos.
No falto quien pensara en un posible desdoblamiento y,¿por qué no? Si cuerpo y alma se separan, entoncés Renata estaría físicamente en este preciso lugar, pero su alma podría estar en cualquier otra parte.-Fue la explicación que se dió para si Francisco.
Todos se miraban entre sí, pero nadie se sentía con el valor de decir algo. Además ¿Qué decir? Era claro que algo sucedia. Finalmente, Margarita, comenzó a gritarle: "Renata, me asustas, contestame. ¿Qué te pasa?" Las lágrimas resbalarón por sus mejillas hasta comprometer el aire y cortar la voz. Los demás prefirieron seguir en ese silencio helado. Uno de ellos, no soporto más la presión y se paró con la intención de marcharse. Los demás, aunque no tan resueltos, lo siguieron.

Monday, October 23, 2006

pregunta entre el consciente y el inconsciente

Ese paso del consciente al subconsciente lo hizo tan rápido que no tuvo tiempo de ese lapso de respiración que permite entrar de un mundo al otro. Eran las 6 en punto. Su despertador sonaría en 15 minutos más, sin embargo tenía un pacto con sigo misma de levantarse antes que el despertador. Era como si de alguna forma sintiera alguna clase de poder o más bien autocontrol. Esta manía por controlarlo todo.
Era temprano, el fin de semana había sido muy cansado, por eso le parecio extraño esa sensación de estar tan despierta como si fueran las dos del día. El dormitar normal de cada mañana parecia haber desaparecido.
Después de contemplar unos segundos su cuarto en cierta paz momentanea, un cúmulo de recuerdos empezaron a atropellarse entre sí. ¿Que le había querido decir? ¿Por que no había dicho tal o cual cosa? ¿Quién era? Inconscientemente su rostro cobro un color rojizo inesperado y sus labios disuadieron a la sonrisa. Le quedaba el recuerdo, un rasgo en su memoria, de cierto deseo que no podía definir si era realidad o parte de un estado latente del pensamiento onírico.
El día transcurrio con una pregunta ¿es verdaderamente relevante lo que fue o es mucho más importante el sentimiento que queda? Es probable que conforme pasan los dias su recuerdo distorsione el rostro, olvide algunas palabras, se pierdan los eventos, sin embargo le invade la percepción de que el recuerdo de la sensación es mucho más duradero.

Sunday, October 08, 2006

En una espera

Se le ha ocurrido una idea. Cree que la salta. Pasa muy temprano cada mañana. No importa de donde viene, ni mucho menos a donde va. Lo que sabe es que la salta. Ella tiene miedo a no llegar a tiempo al sitio donde le espera cada mañana. Se ha ubicado nuevamente en una banca con la vista clavada en un libro. En realidad ya van años que no mueve una hoja en aquel sitio, tan solo baja la mirada, finjiendo leer mientras espera que la vea. Algunas a veces a detenido la mirada al encuentro con la suya. Incluso a llegado a creer que podría ser esta vez cuando le hablara, pero tan solo han sido falsas esperanzas.

Cuando llego había mucha gente. Todos esperaban con ansias su turno. Algunos más prudentes y otros tan incontenibles que la estresaban más. Sin embargo ya van 6 años desde entonces. Todos se han ido y han venido algunos nuevos, pero ella sigue ahi sentada en la misma banca cada mañana. Regresa a casa fatigada y con el corazón destrozada por la espera que no encuentra fin. Espera hasta el último segundo, tiene tanto miedo que llegue mientras ellas va ya de regreso. Ha pasado varias veces que el sueño es tanto que cree que la vence a mitad del camino.

Ya conoce tan bien la rutina que algunos acuden a pedir consejos, sobre todo los primerizos. Por que es bueno decir que algunos después de un tiempo de haberse ido, regresan. Se ha vuelto experta en el negocio. Hace algunos meses le dieron la idea de lucrar con sus conocimienos, que se han vuelto todo un arte imprescindible para muchos.

La semana pasada había decidido dejarlo todo para siempre, ya que importaba. Si en 6 años jamás la había llevado a ella por que sería esta vez su turno. Era claro que algo malo había en ella. No importaba cuanto esmero pusiera en su arreglo, ni lo inteligente que se había vuelta. Estaba convencida que el problema era ella y después de haber analizado detalladamente y en repetidas ocasiones cada una de sus características personales había finalmente concluido que el problema era su mala conversación.

Así que decidida a hacer algo al respecto ese día no fue a esperarlo a la banca como lo venia haciendo desde hace tanto. En lugar de eso se dirigio a cualquier lado. Exactamente a cualquier lado, por que era irrelevante como fuera el objetivo era renovarse. Después de un agetreado camino se detuvo en una gasolinera. ¡Qué se puede hacer si no ponerle gasolina al carro! Mientras esperaba la factura respiro profundamente.
- ¡Ah! Qué clima.
- Pues si, que se le va a hacer
- En fin

Sin embargo habían cruzado tantas ideas por su mente. Lástima que se hable español y no poesía. Podría enmudecer. Callar para siempre, si no fuese el activo flujo de ideas en su cerebro.

El tiempo segía su curso y ella, pues desesperada, que más. Pensar mucho y callar es peligroso, enfermedad mortal que nos ha arrebatado a muchos. Quien lo podría notar. De su boca flotaban palabras sin transfondo, simple relleno que se escapa al abrir la boca para respirar un poco. En apariencia era una persona sana, nadie podría sospechar de la catastrófica enfermedad que soportaba.

Un día cansada de esta incongruenia, enojada con el mundo, cansada de asesorar nuevos inquilinos decidio enmudecer totalmente. Irónico, pero nunca había estado más sana. De no ser por esto, quizás ya habría muerto, no soportaba más. Se acerco papel y tinta. Sí, tiene que hablar español, inglés, francés o cualquier otra lengua que le venga en gana, pero poesía....

Esperar, es más bien parte de su obra literaria. Se sienta cada mañana como antes es la vieja banca a esperar un sueño que no llega. Entoncés la espera se vuelve letra y la banca entorno. Si algún día llega que escriba en tinta, "ahora ya te estoy esperando."

Tuesday, September 26, 2006

Cuando Roberto no es Roberto

Acaso tu puedes estar seguro de que existes. La mesa estaba llena. Había tantas cosas, papeles regados, plumas de todos colores, un vaso viejo con las orillas deformados por unos dientes inquietos, en fin, el paso del tiempo. Roberto empujaba las cosas con una mano dejandolas caer, sin ningún remordimiento, sobre el piso. con la otra sostenía una pluma que mordisqueaba mientras sostenia el teléfono con el hombro y la barbilla.
- No puedo verte hoy
-
. No sé cuando regrese esta inspiración
-
- Debo colgar me robas tiempo y para saber cuando vuelva a perturbarse mi mente al nivel de deformar mis ideas ... en fin te veo luego
Roberto se encontraba exaltado, ese estado en que entran los artistas en el momento de creación. Nadie sabe sus efectos, ni el tiempo de duración, pero si de algo se puede estar seguro, es que amenos que se pretenda inspirar los instintos más bajos es mejor mantenerse distante.
Una pluma roja, en definitiva no puedo escribir negro mi pensamientos. ¡No! no, no, no... mi mano no es tan rápida.
-Ramón. Ramóooon. Pronto teclea...
Roberto, cuando menos ese es el error en que he vivido. La fantasía que me ha provisto el mundo. ¿Qué queda cuando me quito esto que no pertenece, lo que le robo al mundo? Roberto representa todo lo que yo no soy y no pienso.
-Roberto, eso te dice algo..... ¡Ah! me desespera tu silencio. Por que no dices nada.
Ramón le observa. Las palabras se inhiben en su mente. Cualquiera saldría del cuarto dejando al loco solo con su mente. Sin embargo, Ramón le conoce de años. Pareciera que la gravedad no le afectara, ni el viento, y el tiempo ni siquiera le roza, Ramón le escucha con paciencia de santo.
-Bueno como te decia... Roberto representa todo lo lo que yo no soy y no pienso. Me sirve la envoltura como entrada en su contexto, algo que yo no creo. Me pregunto en ocaisones donde me escondo mientras Roberto ocupa mi espacio. He decidido no llamarme, mi nombre no es más que una etiqueta. Es peor que la sombra, cuando menos ella me deja libre en el espacio obscuro.
-Ramón, ¿te has preguntado alguna vez que tan etereo eres?
-No, en realidad he estado ocupado con algunas de las cosas del banco. Tengo varios clientes a los que debo atender, y unas cuentas que arreglar esta semana.
- Imagina sencillamente ser tu sin restricciones, saltando esos limites impuestos sin permiso.
Podriamos salir mañana a la calle siendo tu y yo, no Roberto y Ramón. Dejemos la farsa en casa, el disfraz de banquero te queda bien pero no te gustaría ser. Si tan solo eso ser.
- Claro que me encantaría acompañarte a ser, pero hasta las 10, por que te digo que estoy un poco atareado. Si no si quieres podemos ir a comer, bueno no se si eso interfiera con el ser.
- Comer, me parece que quita tiempo, pero bueno tomando en cuenta que resulta vital, supongo no podremos evitarlo. Comamos verde o rosa, lo que sea, tal vez nube o el ala de un ángel.
- Bien te veo como a las 2 y ya veremos que comer. Me gustaría el restaurante francés que abrieron la semana pasada a dos calles del banco. Me queda cerca y dicen que la comida es buena.
Borra todo, mañana empezare de nuevo o quien sabe. Puede ser que duerma y entonces despierte otra vez Roberto, pero si asi es porfavor avisame que sigo durmiendo.

Sunday, September 24, 2006

La historia de un beso

Él siempre fue extraño. Aveces lo veia bajo ese pelo desalineado escuchando música con dos o tres más que encajaban perfecto en ese cuadro. Ella jamás encontro momento de buscar dentro y descubrir tu pensamiento. El tan solo con su música, lleno de gente que nunca estuvo, que fue en vano. Ella tan sola con su pensamiento, y esa misma gente que no tiene fondo y es eterea.
El beso vive dentro en una caja que nadie abre por temor. ¿Temor a qué? A todo, a la vida, a ser feliz, a descubrirte en otro. Se produce el momento y se deja pasar, tal vez sin siquiera saberlo. Entonces se juegan las cartas, finalmente pasa lo que podría pasar en un ciento de oportunidades. El la encuentra entre un mundo lleno de gente, después de tanto, con otra vida.
Será que son parte y se encuentran complemento, por que ella le siente. Entoncés se presenta lo que tanto sea esperado pero inexplicablemente parece inesperado. El beso cree ver su libertad y poder salir. Cuanto tiempo lleva ahi dentro olvidado en un rincón, empolvado. Ella sueña que él le ama y él... ¿cuanto tiempo aguantara el beso sin salir, preso en una caja que nadie ve?